La salinidad

La salinidad

Corrector salino

¿Qué es un suelo salino?

Un suelo salino es aquel que tiene una cantidad de sales superior a la que la planta puede tolerar. Todos los suelos contienen sales solubles, sin embargo, algunos terrenos pueden presentar un exceso de sales por diferentes motivos:

  • Meteorización de los minerales y rocas de la corteza terrestre.
  • Riegos continuados con aguas de salinidad elevada.
  • Suelos sin drenajes adecuados.
  • Niveles freáticos elevados.
  • Aplicación indiscriminada de ciertos productos fertilizantes.

¿Cómo afecta la sal al cultivo?

Las principales sales presentes en el suelo son los sulfatos, carbonatos y cloruros. Son sales de elevada solubilidad que producen, con el riego y las lluvias, disoluciones muy salinas que afectan al cultivo de dos maneras:

  • Deshidratación de las plantas: La presencia de una elevada concentración de sales hace que, por osmosis, el agua tienda a abandonar la planta a través de las raíces.
  • Degradación de la estructura del suelo. Las sales tienden a disgregar y meteorizar los diferentes estratos del suelo, lo que empeora su capacidad para ser cultivado. Contribuyen a la sodificación de las arcillas, a la degradación de la estructura superficial y a la tendencia al sellado y encostramiento. Además, provocan problemas nutricionales ya que los macro y microelementos están fuertemente fijados en el suelo y no están disponibles por la planta.